Conectándonos para el éxito

La conexión entre personas provoca enlaces y acuerdos para alcanzar resultados. Por este motivo, a pesar de las diferencias conectarse es el primer paso para crear, buscar alternativas y desarrollar nuevas experiencias que nos fortalezcan. En tiempos de retos el conectarse con los demás e identificar estrategias ayuda a que se alcance a más personas y se logren propósitos en conjunto.

Al comenzar mi blog escribía solo para mi página, sin embargo más personas se comenzaron a interesar en que realizara colaboraciones y de igual forma he tenido colaboraciones en mi blog. Esto me ha ayudado a conectarme con personas preciosas y con propósitos poderosos. Al conectar con otras personas, damos paso a que se unan mentes con ideas creativas y con visión. Por lo tanto, conectar es tener un espacio para conocer personas y proyectos y lanzarse a la conquista del éxito.

Conecta con tu yo primero, reconoce tu valor y el valor de los demás, mira lo que te hace único y valora lo que a otros los hace únicos. No pienses en competencia sino en unión y fuerza. Para conectar tienes que dejar a un lado la mente estrecha de que otros son mejores que tú, que tienes que hacer algo para sobresalir y que te están copiando. Yo creo que no hay nada igual porque cada persona tiene un toque distinto que ofrecer.

Conecta emocionalmente y socialmente, dándote la oportunidad de identificar todo lo bueno que existe y que te beneficia. Date el permiso de compartir tus ideas con otras personas que estén alineadas a tu visión; no le temas a conectar y mucho menos te sientas intimidado. Ciertamente, te darás cuenta que cuando conectas con las personas, será con personas que te inspiran y con los que te sientes identificado.

Conectando para el éxito es el primer paso para ver la grandeza de las personas y la belleza de la unión.

Verónica González

M. Ed.

Sígueme en mis redes sociales/ profesionales:

Blog Siembra La Buena Semilla (Facebook)

Siembra La Buena Semilla (Instagram)

La Buena Semilla (Twitter)

Vlog Siembra La Buena Semilla (YouTube)

Verónica González Montañez (Linkedln)

Verónica González (Spreaker)

Anuncios

Lenguaje del amor

En estos días he tenido la oportunidad de ver cómo el amor hace que todo se transforme. No es fácil amar porque en muchos momentos duele, pero dice 1 Corintios 13:4-8: El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser. Definitivamente así es, cuando amamos nos entregamos y somos testigos del amor de Dios en nosotros. Hace cinco años que estoy casada y no ha sido un matrimonio perfecto pero sí he aprendido a amar con la pureza del perdón. Sé que muchas mujeres sufren porque sus esposos no las miran, no las atienden y no las valoran como ellas creen que deben ser valoradas, sin embargo no siempre es como lo ven. En un momento de mi matrimonio leí un libro que se llama Los cincos lenguajes del amor y descubrí que lo que yo entendía que debía ser el lenguaje del amor, no necesariamente lo era para mi esposo. Cuando comencé a leer ese libro, entendí muchas cosas que no entendía; comencé a ver que sus gestos de servicios eran la manera de él decirme que me amaba aunque no lo verbalizara. Mi esposo y yo no teníamos el mismo lenguaje del amor pero de igual forma nos amábamos. Por esta razón Dios me hace ver el amor de mi esposo en cada gesto y atención que tiene conmigo. El amor trasciende cuando lo vemos en los pequeños detalles, en las miradas, en los abrazos o simplemente en la ayuda a tiempo. En ocasiones juzgamos a nuestros esposos porque queremos que sean igual de amorosos que nosotras, igual de afectivos y detallistas, pero debemos entender su diseño y su personalidad, y descubrir su lenguaje del amor para sentirnos verdaderamente amadas.

El amor tiene variedad de expresiones y debemos valorar cada una de ellas.

Verónica González

M. Ed.

Sígueme en mis redes sociales/ profesionales:

Blog Siembra La Buena Semilla (Facebook)

Siembra La Buena Semilla (Instagram)

La Buena Semilla (Twitter)

Vlog Siembra La Buena Semilla (YouTube)

Verónica González Montañez (Linkedln)

Verónica González (Spreaker)

Dios también escucha tus quejas

Les cuento que en estos días he dicho mucho: Ay que cansancio tengo, no puedo con esto, Dios mío que mucho trabajo; me di cuenta que iba de queja en queja. Era como algo espontáneo y en varias ocasiones me detenía y decía: Dios tú te cansarás de escuchar que me quejo tanto. Sin embargo, seguía con la “quejabanza”. No les puedo negar que lo he hecho con frecuencia y aunque me doy cuenta lo sigo haciendo. A pesar de que sé que Dios me escucha y atiende mi clamor, lo que tanto me molesta de otros es lo que le estoy haciendo a Dios; quejarme y quejarme.

Por eso cuando me encuentro quejando por algo, hago un alto. Esto no significa que no esté permitido, es que hay un límite. Si todos los días te cansas, no todos los días hay que decir: Ay Dios mío que cansancio. Es complicado no hacerlo, lo sé y lo digo porque lo vivo, pero pienso que si invertimos nuestras energías más en agradecer que en quejarnos, lograremos mucho más.

Hoy busco dentro de mí los motivos para dar gracias y encuentro muchos más que para quejarme. La queja produce cansancio, amargura, falta de fe, desánimo y desasosiego. Cuando nos quejamos no nos damos cuenta que estamos ofreciéndole tiempo a lo negativo y desaprovechando todo lo positivo que tenemos. La queja es un estado de conformidad con lo que nos llena de frustración. Por este motivo, quiero compartirles el antídoto de la queja:

  1. Descanso: toma tiempo para descansar y eso te ayudará a canalizar tus molestias. El cansancio incrementa la incomodidad.
  2. No esperar nada de nadie: no todas las personas actúan en el amor ni tienen las mejores intenciones, el esperar de los demás hace que tengamos expectativas altas y nos quejemos con mayor frecuencia.
  3. No te frustres por lo que no tienes control: hay situaciones que no vas a poder cambiar y aunque te quejes no lo vas a lograr. Por lo tanto, que lo que no puedes cambiar no te quite la paz.
  4. Mira y guarda tu corazón: no dejes que tu corazón se contamine por lo que pasa a tu alrededor. Mira cómo estas actuando y no permitas que las acciones de otros dañen tu corazón.
  5. Desconéctate: de lo que te drena y provoca tu queja. No pienses en lo que te lastima y te hace quejar, intenta desconectarte leyendo un libro, escuchando música o viendo tv.

La vida es un largo camino que merece ser disfrutado y aprendido, no dejes que la queja te desvíe y no te permita ver lo hermoso que Dios tiene para ti.

Verónica González

M. Ed.

Sígueme en mis redes sociales/ profesionales:

Blog Siembra La Buena Semilla (Facebook)

Siembra La Buena Semilla (Instagram)

La Buena Semilla (Twitter)

Vlog Siembra La Buena Semilla (YouTube)

Verónica González Montañez (Linkedln)

Verónica González (Spreaker)

Imágenes: Google

Mar en calma, viaje feliz

Compartir con el grupo de Perlas del Creador me hace crecer y aprender tanto, en nuestro último encuentro el Señor tenía preparado un espacio muy especial. Mientras íbamos compartiendo un café y nuestras experiencias de vida, más comprendía que el dolor nos estaba ayudando mucho en nuestros procesos de vida. Cada mujer de Perlas del Creador, única y especial, trae consigo una historia y cada historia carga un dolor diferente. Es difícil aceptar que la vida tiene sus buenos y no tan buenos momentos y esos no tan buenos, nos provocan heridas y un profundo dolor.

Sin embargo, escuchando cada experiencia de vida y contando la propia mía, puedo ir comprendiendo porque el dolor nos ayudó y nos ayuda tanto. El dolor es un sentimiento que nadie quiere sentir, que hace que nos sintamos impotentes y sin fuerzas, pero a la vez, ese mismo dolor, viene a fortalecer un área que está débil. Cada experiencia de dolor trae consigo un propósito que solo si estamos atentas podemos ver y entender.

En estos últimos meses he vivido experiencias de mucho dolor y he llorado con toda mi alma, no obstante, he visto como Dios me sigue sosteniendo, como se encarga de mis asuntos y me llena de nuevas fuerzas. El dolor ayuda a ver la fragilidad de nuestro ser, a reconocer que solas no podemos y a testificar de las grandezas y el amor de Dios. No les puedo decir que me gusta el dolor porque sería ser masoquista pero me ha enseñado tanto que entiendo su propósito.

En ese encuentro de mujeres comencé leer un cuento que se titula: Mar en calma y viaje feliz. Yo les presentaba como estar en un mar en calma nos hace sentirnos cómodos y seguros, aunque estemos viviendo en soledad y sin propósitos. Por otro lado, a mitad del cuento, se presentan las olas y el viento y el navegante comenzó a mirarlo todo desde otra óptica, sin embargo, llegó a tierra. Sí, a pesar de los vientos y la tempestad, llegó a tierra, a su destino. Así ocurre en nuestra vida, salimos del mar en calma y pensamos que seremos destruidos por las fuertes olas y vientos, y es cuando en medio de todo eso, si no nos rendimos, llegaremos a nuestro destino.

Vivir en mar en calma es sentir que es un viaje feliz, pero no siempre lo que pensamos que nos hace feliz, es lo que verdaderamente nos enseñará a ser fuertes y resilientes. Vivir en el mar “picao” también es un viaje feliz, porque nos enseña a depender de Dios, a ser más pacientes y a arriesgarlo todo.

Mujeres bellas que me leen y siguen, tus experiencias dolorosas te ayudarán a crecer y adquirir mayores y mejores herramientas para enfrentar el mar embravecido.

Si deseas contarme tu historia con los vientos y las olas azotando tu barca, hazlo porque edificará nuestras vidas.

Verónica González

M. Ed.

Sígueme en mis redes sociales/ profesionales:

Blog Siembra La Buena Semilla (Facebook)

Siembra La Buena Semilla (Instagram)

La Buena Semilla (Twitter)

Vlog Siembra La Buena Semilla (YouTube)

Verónica González Montañez (Linkedln)

Verónica González (Spreaker)

Imágenes: Google

Sueña, despierta y acciona

En estos últimos días he pensando mucho en la queja y la falta de acción. Me consta que existen muchas mujeres con un rol sumamente activo en todas las áreas de su vida, sin embargo, pienso que todo lo que se propongan lo pueden alcanzar. Sé que hay muchas que se desaniman por la carga del trabajo, lo económico y hasta lo sentimental. Mujer, tú puedes soñar y empoderarte para vivir tu sueño. Por ese motivo, es medular que te despiertes y te sacudas de eso que por tantos años te ha hecho esclava de una vida a medias y mediocre.

Solo tú podrás hacer que tu vida recobre sentido, cuando comiences a soñar pero también cuando te despiertas para vivir ese gran sueño. Las excusas y las lamentaciones no te harán vivir tus sueños y muchos menos harán que cambie tu estado de ánimo. No obstante, si hoy decides salir de la zona cómoda donde te has acostumbrado a vivir, verás todas las oportunidades que puedes disfrutar.

“Solo el que decide hacer las cosas, es el que puede disfrutarlas”.

Solo intentar las cosas te hará cambiar de actitud y comenzar a accionar. Pasar del sueño a la acción es posible despertando. Mujer amada que me lees, sé que no es fácil salir del mundo de los imposibles y de los tropiezos, pero la piedra más grande con la que te estás topando, eres tu misma y tu conformidad de vivir por vivir. No tienes porque seguir así, lánzate a mirar posibilidades porque sí existen.

Del sueño a la acción:

  1. Proyecta el sueño
  2. Piénsalo y pondéralo
  3. Despréndete de tus miedos y limitaciones
  4. Aprovecha cada oportunidad
  5. Toma acción y arriésgate

Comienza con proyectar tu sueño, dice Habacuc 2:2: escribe la visión, y declárala en tablas. Por otro lado, piénsalo tantas y tantas veces que logres imaginarlo. Asimismo, es necesario que te desprendas de todo lo que te provoca miedo; yo tengo una frase que siempre me digo: con todo y miedo lo haré. Cuando comiences a despréndete del miedo, cada oportunidad la aprovecharás y poco a poco verás tus sueños cumplirse. Para lograrlo debes tomar acción y arriesgarte, vendrán momentos de retos pero saldrás airosa.

Si deseas lograr tus sueños, toma el control y vive con pasión. Dios te ha dotado con todo lo necesario para alcanzarlo.

Si tus sueños no te asustan no son lo suficientemente grandes (Richard Branson).

Verónica González

M. Ed.

Sígueme en mis redes sociales/ profesionales:

Blog Siembra La Buena Semilla (Facebook)

Siembra La Buena Semilla (Instagram)

La Buena Semilla (Twitter)

Vlog Siembra La Buena Semilla (YouTube)

Verónica González Montañez (Linkedln)

Verónica González (Spreaker)

Imágenes: Google

Los líderes también se equivocan

Típicamente se ha tenido la percepción de que los líderes son perfectos, por lo que es muy mal juzgado si se equivoque. Sin embargo, debemos partir de la premisa de que los líderes son seres humanos con virtudes y defectos. Por lo tanto, idealizar a los líderes se vuelve un tanto peligroso ya que se espera que no cometan errores, que tengan todas las respuestas y que lo conozcan todo. Los líderes son personas normales, que sienten y padecen, por esta razón es necesario que los seguidores o empleados, puedan tener una relación de humano a humano.

En mi experiencia como líder siempre he dicho que liderar de humano a humano te hace más sensible, empático y objetivo. Por este motivo, esto mismo debe ocurrir bidireccionalmente, que tanto el líder como el seguidor puedan dialogar y esperar según nuestra humanidad. Esto no significa que seremos menos precisos y eficaces, por el contrario, es que seguiremos siendo así y si algo no saliera como se espera o se comete algún error en el camino, se va aceptar sin ningún inconveniente.

Los líderes cometen errores y no lo saben todo, en ocasiones necesitarán preguntar, se darán cuenta de que cometieron un error y simplemente tendrán que asumir postura y aceptarlo. La soberbia de los líderes es un indicador de ser jefes autoritarios que entienden que no se pueden equivocar, por eso no caen en la categoría de líderes. Los líderes reconocen el valor de los errores y aceptan que quizás alguno de sus seguidores conoce más que él en algún aspecto.

Los verdaderos líderes no se la pasan fingiendo ser perfectos porque han podido descubrir la grandeza que poseen aun cometiendo errores. Si algo nos aleja de la realidad y de las personas, es mantener una conducta de personas “perfectas”. Es por esta razón, que los líderes cometen errores porque esos mismos errores los acercan más a su equipo o a sus seguidores.

Indicadores de líderes receptivos a los errores:

  1. Escuchan
  2. Aceptan
  3. Reconocen
  4. Manejan
  5. Aprenden

Los líderes de influencia aceptan sus errores y se dan la oportunidad de recomenzar.

Verónica González

M. Ed.

Sígueme en mis redes sociales/ profesionales:

Blog Siembra La Buena Semilla (Facebook)

Siembra La Buena Semilla (Instagram)

La Buena Semilla (Twitter)

Vlog Siembra La Buena Semilla (YouTube)

Verónica González Montañez (Linkedln)

Verónica González (Spreaker)

Imágenes: Google

No celebro el día de las madres

En el día de ayer 13 de mayo, celebramos el día de las madres y siempre es motivo de festejo y algarabía tener a nuestras madres vivas. Sin embargo, muy poco se piensa en esas mujeres que por diferentes motivos no celebran el día de las madres. Este día es todo un acontecimiento y las fotos llueven en Facebook, y no está mal porque es totalmente natural disfrutar con nuestras madres y compartirlo con los demás. Pero hay muchas mujeres que no celebran el día de las madres porque simplemente sus probabilidades de ser madre son muy pocas, porque han perdido un hijo, porque han perdido a su madre, porque nunca contaron con ella… por muchos motivos hay quienes no celebran este día y hasta les duele tener que experimentarlo.

En el día de ayer cuando estaba en la iglesia con mi esposo, observé dos escenas desgarradoras; al comenzar la celebración veo a una niña comenzar a llorar y la persona a cargo de los niños la lleva al santísimo, allí la niña se arrodilla y luego de varios minutos sale nuevamente. En ese momento que la niña fue llevada al santísimo, vi a un varón de edad avanzada pararse y mirar por la puerta de cristal y volver a su lugar. Por otro lado, la mayor parte de la celebración estuve viendo a una dama llorar y secar sus lagrimas constantemente. En ese momento solo observé y en mi corazón sentía decirle algo a aquella mujer y cuando tuve la oportunidad le dije: Dios te de el consuelo y la paz.

En la celebración se realizó un homenaje a las madres; los niños les cantaron y al final les entregaron una flor a sus madres. Es en ese momento, que veo a la niña que lloraba al comienzo de la celebración acercarse al caballero de edad avanzada y entregarle la flor. Luego de darle la flor, ambos se abrazaron. Estas historias paralelas, de una niña y una dama (que estoy infiriendo que ninguna tiene a su madre a su lado), me hicieron reflexionar y agradecer la bendición de tener a la mía.

Hay muchas mujeres que el día de las madres es un día de mucho dolor y sufrimiento y hoy quiero decirles que hay un tiempo para todo. Reconozco que debe ser duro perder a una madre, no haberla conocido, perder a un hijo o no poder procrear, debe ser una experiencia sumamente fuerte y quizás muchas hayan dicho: no celebro el día de las madres. No obstante, hay algo que se llama esperanza y es la esperanza en Dios la que puede hacer que esa tristeza inmensa y ese dolor que te consume, sea canalizado y manejado, y así poder creer que hay algo más después de ese gran dolor.

La esperanza de un nuevo amanecer y de creer en los propósitos de Dios, puede mantenerte de pie y llena de fuerzas. Valido y comprendo ese dolor pero puedes continuar con la esperanza de que tendrás algo que aprender y algo que aportar.

El dolor no es eterno, el dolor solo nos muestra la fragilidad de la vida.

Yo sí celebré el día de las madres aun no teniendo hijos y a pesar de que muchas personas me hacen la pregunta constantemente, pienso que esto es asunto muy personal. Por lo tanto, cuidar nuestras palabras y los acercamientos de esta índole, nos ayuda a ser más prudentes. No sabemos el dolor que puede causar esa simple pregunta a una mujer que lleva años intentando tener hijos. Aunque no es mi caso, siento la necesidad de compartirles esto porque ver aquellas dos escenas en la iglesia, me hicieron reflexionar mucho de como un momento de celebración para la mayoría, se convierte en motivo de dolor para otros.

Si eres de las que verbalizas: no celebro el día de las madres, busca dentro de ti razones mayores para disfrutar, no solo el día de madres sino todos los días de tu vida.

“Mujeres buenas hay muchas, pero tú eres la mejor de todas.”  (Proverbios 31:29).

Verónica González

M. Ed.

Sígueme en mis redes sociales/ profesionales:

Blog Siembra La Buena Semilla (Facebook)

Siembra La Buena Semilla (Instagram)

La Buena Semilla (Twitter)

Vlog Siembra La Buena Semilla (YouTube)

Verónica González Montañez (Linkedln)

Verónica González (Spreaker)

Imágenes: Google

Desarrollando niños emprendedores

Ser emprendedor es una cualidad que poseen las personas que tienen facilidad de comenzar algún proyecto, y la mayoría de las veces se vincula con los negocios y personas adultas. Sin embargo, los niños también pueden llegar a ser emprendedores, si los adultos son facilitadores en el proceso de su crecimiento y desarrollo. Según la RAE, emprendedor significa que emprende con resolución acciones o empresas innovadoras, lo que supone que logran exclusivamente los adultos; no obstante, un niño puede ser un emprendedor en la etapa de desarrollo en la que se encuentra y posteriormente en su etapa adulta.

Desarrollar niños emprendedores es la capacidad que tiene el adulto de identificar, facilitar y apoyar las iniciativas de los niños. Esto, estimulando y propiciando la creatividad y la inventiva. Muchos niños poseen características innatas de emprendimiento, por ejemplo, cuando una niña le dice a su madre: mami, quiero hacer pulseras y venderlas en mi escuela o cuando un niño le dice a su maestro de arte: maestro, voy a enseñarle a otros a dibujar como yo. Estos son indicadores del emprendedor que está en ese pequeño cuerpo. A pesar de esto, muchas veces limitamos ese emprendimiento porque no “está permitido” o porque en ocasiones, a los padres les da vergüenza que sus niños “vendan”. Por esta razón, es medular que cuando un niño exprese ya sea verbalmente o con acciones, que desea emprender en algún proyecto, lo apoyemos y de esta manera estaremos formando niños más seguros, felices y exitosos.

Pasos para lograr desarrollar niños emprendedores:

  1. Identifica el talento, destreza o habilidad: observa con atención lo que el niño realiza con mayor pasión y exactitud, esto te ayudará a identificar ese talento, habilidad o destreza y podrás apoyarle más. Que un niño se sienta validado, hace que se entusiasme y vaya obteniendo seguridad en sí mismo.
  2. Facilita: facilítale espacio para trabajar en eso que descubrió es su talento, destreza o habilidad, provéele las herramientas para emprender lo que le gusta, ofrécele tu tiempo y atención individualizada para que pueda proyectarse haciendo lo que desea (aunque para ti parezca absurdo).
  3. Apoya: apóyalo con palabras de afirmación, acompañándolo y siguiendo sus iniciativas. El apoyo es esencial para poder creer en lo que está haciendo, para lanzarse y atreverse a vivir sus sueños.

“Apoyar el talento de un niño, es empoderarlo para algo grande”.

El ser emprendedor no siempre está relacionado a una empresa o negocio, emprender es dar riendas sueltas a los sueños y proyectos, creer en ellos y comenzar a accionar para desarrollar eso que tanto se anhela. De pequeños nos forman con las creencias de que debemos ser bombero, maestro o doctor, sin embargo puedes estudiar para esa profesión y emprender un proyecto donde puedas aportar al mundo todos tus talentos, destrezas o habilidades.

Los emprendedores son de espíritu libre así como lo son los niños, por esta razón, desarrollar a los niños para que alcancen a ser emprendedores, permite que sean más felices, independientes y creativos. La aportación que harás a la sociedad será significativa ya que estarás haciendo crecer una generación con nuevas ideas y sobretodo una generación transformadora.

Verónica González

M. Ed.

Sígueme en mis redes sociales/ profesionales:

Blog Siembra La Buena Semilla (Facebook)

Siembra La Buena Semilla (Instagram)

La Buena Semilla (Twitter)

Vlog Siembra La Buena Semilla (YouTube)

Verónica González Montañez (Linkedln)

Verónica González (Spreaker)

Imágenes: Google

Arranca lo que no produce

En estos días mi esposo y cuñado estaban realizando unos trabajos en mi casa y entre lo que estaban realizando, cortaron las plantas (matas como le decimos) de plátanos. Yo siempre viví en el campo y amo la naturaleza y las plantas (aunque soy un fracaso cuidándolas), y le pregunté a mi esposo que si ya no tendríamos “matas” de plátanos, a lo que me respondió: ya esas dieron lo que tenían que dar, vamos a ver si nacen de nuevo y dan frutos, por lo que arrancaron las que habían. Así que rápidamente pensé en la vida.

Así ocurre en nuestra vida; hay momentos que debemos arrancar de raíz algo para que nazca lo nuevo. Si no lo hacemos, tendremos algo que no producirá nada y solo porque se ve lindo o hasta saludable, lo mantenemos, sin embargo, no produce absolutamente nada. A mí no me encantó la idea de que arrancaran esas plantas, no obstante, entendía que era necesario.

“Arranca lo que no produce y prepárate para una nueva cosecha”

Existen etapas en nuestra vida que el arrancar es la mejor opción aunque duela. Son momentos que debemos desprendernos, entregar y dejar que nos quiten lo que más nos gusta y apasiona. Es que en muchas ocasiones, eso que tanto nos gusta y apasiona, hace tiempo dio el fruto que podía y ya no dará más, por lo que es meritorio arrancarlo para dejar que algo nuevo crezca. Si te sientes estancado y que no produces nada, es tiempo de que identifiques lo que es necesario arrancar.

¿Cómo identifico lo que debo arrancar?

  • Si lo que haces no tiene ningún tipo de impacto
  • Si has dejado que eso te consuma el tiempo pero no logras nada
  • Si vives rutinariamente y no te atreves a lanzarte a nuevos retos
  • Si has puesto tu esfuerzo en algo que hace tiempo no es dinámico (no tiene movimiento)

Reflexiona: Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado (Eclesiastés 3:2).

Sígueme en mis redes sociales/ profesionales:

Blog Siembra La Buena Semilla (Facebook)

Siembra La Buena Semilla (Instagram)

La Buena Semilla (Twitter)

Vlog Siembra La Buena Semilla (YouTube)

Verónica González Montañez (Linkedln)

Verónica González (Spreaker)

¿Y si me miro en el espejo?

¿Y si me miro en el espejo y no veo lo que quiero? Aun así me miro en el espejo, me contemplo y reflexiono. Sí, todos los días me miro con una expectativa nueva, con un deseo enorme de ser quien siempre soñé ser. En ese momento busco a mi alrededor para lograr encontrar lo que siempre he deseado ser y alcanzar. Sin embargo, todos los días lo hago y todos los días me cuestiono lo mismo: ¿eres quien siempre has deseado ser o eres lo que las circunstancias han determinado?

Todos los días frente al espejo, esperando algo diferente y desilusionándome por lo mismo de siempre. Es en ese momento donde me encuentro con algo más que una cara, unos ojos, una boca, una nariz y mis cabellos, es cuando el espejo me refleja algo más, que a simple vista yo no pude ver; es cuando veo que hay un alma detrás de ese rostro, que hay una vida y una razón de ser.

Solo cuando descubro detrás de ese rostro que veo a diario en el espejo y que grita con ansias porque necesita llegar a ser lo que soñaba, que existe un para qué, es cuando puedo dejar de mirarme en el espejo esperando que refleje lo que nunca he podido ser. Por eso, ahora me miro en el espejo y busco más allá de lo que veo, busco en mi interior, quién soy y para qué nací. Busco en ese espejo la realidad que me persigue pero encuentro el deseo inagotable de salir a conquistar lo que un día fue para mí.

Y si me miro en el espejo, puedo ver que todavía hay más por hacer, que un tiempo de lucha no significa que estoy derrotada sino que estoy viva y puedo alcanzar la victoria para la cual fui creada. Si me miro en el espejo con los ojos del amor, podré ver que soy más que las circunstancias y los fracasos, soy un tesoro de gran valor, escondido pero listo para ser hallado.

Haz este ejercicio y descubre lo que ves en el espejo:

  1. Mírate en el espejo
  2. ¿Qué ves?
  3. ¿Qué te duele de lo que ves?
  4. ¿Qué te alegra de lo que ves?
  5. ¿Te sientes satisfecha?

Luego que hagas este ejercicio, identifica qué necesitas para continuar y libérate de la desilusión de ser quien fuiste y comienza a ser quien verdaderamente eres.

Imágenes: Google

Sígueme en mis redes sociales/ profesionales:

Blog Siembra La Buena Semilla (Facebook)

Siembra La Buena Semilla (Instagram)

La Buena Semilla (Twitter)

Vlog Siembra La Buena Semilla (YouTube)

Verónica González Montañez (Linkedln)

Verónica González (Spreaker)